Where is my mind?

‘Hoy no puedo, que ya me he bajado ‘Homeland’…’

Vivimos a 100 por hora. Trabajo, casa, redes sociales, revistas de moda, gimnasios, supermercados, intentos de encuentros rápidos con amigos y familiares, periódicos, discusiones y quejas sobre el estado actual de nuestro país y de nuestra economía o situación personal…Nos falta tiempo, aire, calma, tranquilidad… Personalmente, creo haber perdido la facultad de descansar. No logro quedarme en casa parada más de 1 hora. Los parones totales van muchas veces acompañados de un sentimiento de culpa. ‘La vida es corta, hay que saber aprovechar el tiempo’. Esa frase retumba en nuestra cabeza y en nuestra vida cotidiana. Siempre sentimos la necesidad de estar haciendo algo.

En la película Before sunset, el personaje de Ethan Hawke le dice a su compañera de viaje en tren que el hecho de observar el paisaje por la ventana, con la mente en blanco, le permite pensar y desarrollar sus ideales más geniales. Me gusta esa afirmación. Tomar el sol, estar sentada en un tren o escuchar y ver una historia en una gran pantalla siempre dan pie al pensamiento, la reflexión y la creación.

Bajo mi punto de vista, las películas, los libros, el arte y los viajes tienen un mismo fín: la evasión. Evadirse se ha convertido en una necesidad vital para acercarse a estados de ánimo positivos, por no decir a la felicidad. Uno de mis últimos trucos va acompañado de una buena manta, un pijama, algo dulce…y series americanas.

Llevo meses compartiendo parte de mi tiempo (a veces acompañada) con gente que no existe y tramas imaginarias. Me levanto con ganas de que llegue la última hora de mi jornada para saber que ocurrirá con la bipolaridad de Carrie (Homeland), el negocio illegal de Walter (Breaking bad), los problemas cotidianos de las chicas de Girls, los modelitos de Serena, Blair (Gossip girls) o Megan (Mad men) y los enfretamientos con la justicia y bandos illegales de los hijos de la anarquía.

El auténtico fenómeno que supone el triunfo de las series americanas era de esperar. El cine se ha vuelto cada vez más inaccesible, y la mayoria de la gente se ha visto forzada a llevar vidas  más caseras y poco tiradas a la calle. Además, los guiones de series como Newsroom, Homeland, Mad men, Breaking bad y otros logros televisivos no tienen nada que enviar a las mayores superproducciones americanas.

 

No sé si esta tendencia y estas nuevas adicciones, al fin y al cabo, son buenas o malas…Siempre resulta divertido compartir una película o una serie con alguien y quiero creer que muchos temas expuestos en las mismas siempre aportan cosas y pueden ser interesantes. Eso sí, evadirse un rato es bueno e importante, pero opino que medir la porción de vida virtual y darle más importancia a lo que es real lo es aún más, por mucho que nos pueda costar a veces…

Advertisements

Waiting for Margiela…

Ya se va acercando el día…Queda exactamente un mes para que podamos ver la colección exclusiva de Maison Martin Margiela para H&M. La casa de moda más conceptual se alía con el gigante sueco en una microcolección exclusiva en la que se revisitarán las piezas más icónicas de la famosa firma gala. Las prendas y complementos constituirán un verdadero viaje en el tiempo y en la historia de una marca conocida por sus juegos experimentales, sus mezclas de materiales y sus sorprendentes fusiones en las que siempre han reinado los tonos neutros y triunfado el blanco.

Supongo que, una vez más, formaré parte de la ya habitual cita fashion de la temporada…y ya tengo los deberes hechos: éstas son las piezas que pienso probar y tal vez llevarme.

This slideshow requires JavaScript.

My sweet 27

Hace poco, le leí a Alexa Chung en twitter que, según ella, cuando más emocionante es la vida y más increíbles son los días, la tarea de relatarlos, bloggearlos o retransmitirlos pasa de ser una necesidad a un deber complicado. Mis últimas dos semanas no han hecho más que confirmar su teoría. Mi semana en París ha sido particularmente divertida, enriquecedora, agradable y llena de vida. Asistir a desfiles, comer con PR’s de prestigiosas firmas, conocer a gente interesantísima, divertirme en afterpartys exclusivas, compartir un piso ideal, hacer vida parisina con un muy buen amigo y hasta ir a Disneyland París compusieron mi estancia en la capi.  Llevaba una temporada algo dormida y ansiaba volver al ruedo con energía e ilusión. Lo he hecho, ¡y de qué manera!

Tras regresar de París y cumplir con dos días de trabajo en Cuorestilo, puse rumbo a Barcelona, con motivo de mi 27 cumpleaños, para reencontrarme con mi familia y también con amigos de la ciudad Condal y mi adorado Pelayo. Lady Gaga puso música a una noche de fiesta y celebración a lo grande con un concierto increíble y disfruté de una compañía inmejorable con la que bailé hasta más no poder.

He decidido vivir esta complicada época lo mejor que pueda y enfrentarme a la crisis con fuerza. Prometo retransmitirlo lo mejor posible, por mucho que acierte Alexa y me pueda costar el reto.

Instagram: @osirismartinez

El día que viví Balmain

Ya estoy en París. Llevo dos días recorriendo mis calles favoritas, comiendo baguettes, hablando francés y reconectando con partes de lo que ha sido mi casa durante muchos años. Sin embargo, esta vez, París se ha vestido de gala para mi y me presenta su cara más artística y glamurosa. No he venido sola, me acompaña un grandísimo amigo y gracias a él, mi visita tiene un color más divertido: vivir París con gente querida es de las cosas que más adoro del mundo. Además, esta vez, la capital se ha teñido de paillettes, brilla bajo los focos de las pasarelas y su noche se celebra con invitaciones exclusivas.

…Y justamente, hablemos del brillo. Hablemos de las pedrerías, de vestidos joyas, de hombreras marcadísimas y blazers o monos que poco tienen que envidiarles a muchos collares y anillos de alta joyería. Hablemos de rock, de los 80, de estampados cubanos y arlequín, de crochet y hasta de total looks denim... Hablemos de lo que será el verano que viene según el increíble Olivier Rousteing y su propuesta para Balmain.

This slideshow requires JavaScript.

Tuve hoy el gran privilegio de presenciar el desfile que se celebraba en el Grand hotel de París, de pelearme con fotográfos y asistentes que querían mi sitio Standing (invitaciones sin asiento) para poder disfrutar de un mejor punto de vista. Tuve el privilegio de ver de cerca el admirable trabajo de los cortes y tejidos, de las aplicaciones increíbles y de la aparencia de los magníficos materiales usados para crear la colección. Mientras mi emoción se recuperaba tras asistir anoche a la post party de Mugler y saludar al director creativo de la firma, mi corazón latía a mil por hora y disfrutaba de un verdadero espectaculo artístico. La moda hace soñar, emociona, divierte y eclipsa todo lo exterior. Para mí, ese es su fín. Y, hoy, el show de Balmain cumplía con todas las razones de ser de este arte que me apasiona.

So far…

La fashion week de París comienza mañana, y mientras mis nervios aumentan por segundos, os dejo un pot pourri de los looks que más me gustaron de las pasarelas de Milan, Londres y New York…Inspirarse e ir abriendo boca is my purpose…¡Feliz lunes!

This slideshow requires JavaScript.

Erdem, Dolce & Gabbana, Alexander Wang, Marc Jacobs, Prada, Gucci, Temperley London, Marchesa, Jil SanderNo 21, Marni, Paul Smith…

Ocho días

Empieza la cuenta atrás. Me faltan ocho días. Ocho días para pisar París, ocho días para vivir un poco más mi sueño. Ocho días para asistir a la fashion week gala, sentarme cerca de la crème de la crème del mundo fashion, descubrir de primera mano las propuestas del verano que viene, bailar en los clubs parisinos más exclusivos y pasármelo en grande con uno de mis mejores amigos. Ocho días también para cumplir con mi compromiso de contároslo todo, desde mis levantares y visitas hasta mis pausas gastronómicas y anécdotas, espero, interesantes y divertidas.

Empezaré hoy explicándoos el proceso de acreditación parisino, a título informativo, para los curiosos que no conocieran aún el procedimiento a seguir para asistir a los desfiles.

Dos meses antes del comienzo de la semana de la moda, la fédération française de la couture pide a los periodistas interesados en asistir que les envíen dos ejemplares de las cabeceras para las que trabajan (en mi caso, Cuorestilo) para poder analizar su contenido y decidir si sí o no se merece formar parte de una exhaustiva lista que se enviará después a las maisons, encargadas de enviar las invitaciones a las personas de su elección.

Os podéis imaginar mi alegría al ver mi nombre entre los periodistas acreditados, en una enumeración de la que forman parte profesionales de la talla de Anna Wintour, Emanuelle Alt, Melania Pan y otros periodistas a los que admiro muchísimo.

Dado que no sabré los desfiles que cubriré hasta recoger mis invitaciones en mi lugar de estancia en París, no os podré contar cuales serán los shows a los que podré asistir.

Prometo contar todo todito desde el segundo uno de mi aventura. To be continued….

Picture by Gerard Estadella, vestido exclusivísimo de Pelayo Díaz

Nowadays

El IVA subía, se acababa agosto, hacía frío y había que madrugar, aún siendo sábado. Todo apuntaba a una mañana desagradable. Todo, menos lo que marcaba mi agenda.Por fín se iba a celebrar uno de los aniversarios más esperados. Davidelfín nos invitaba a su ‘cumpleaños’. 10 años ya. 10 años habían pasado desde aquellos incomprendidos primeros pasos. 10 años desde portadas y páginas de periódicos que criticaban y no comprendían la propuesta de ese joven ‘diseñador de las capuchas’, 10 años desde el escándalo de la colección La corte de los milagros.

No puedo recordar aquella época ni aquel día, puesto que, por ese entonces, no vivía en este país y no sentía tampoco lo que siento ahora por la moda….Y justamente, de eso trata mi post de hoy: de sensaciones, arte y sentimientos.

Mi estado del sábado se encontraba entre el nervio, la emoción y la expectación. Como todos y cada uno de los asistentes al evento, quería descubrir la nueva propuesta del diseñador. Mi curiosidad llevaba días motivando mi impaciencia…y mi cariño también lo estaba haciendo. Creo que el trabajo de un artista no es otro que un modo de expresión, algo que transmite al público la personalidad del diseñador. Evidentemente, creo que hay que saber separar afectos y opiniones y ver una colección como un producto o una obra que nada tiene que ver con una manera de ser (recordaremos la magnificencia de las colecciones de Galliano y la mala fama de sus modales)…

Mi ojo crítico tenía que ser fuerte el sábado e intentar valorar las prendas y los complementos mostrados sin tener en cuenta lo que siento por los que los habían mostrado. Tenía que olvidar mi amistad con Pelayo Díaz, autor de los increíbles bolsos de la marca desde hace tres temporadas, y tratar de ignorar cuanto aprecio a David. Y lo hice.

Concentrarme y enamorarme de los tonos frambuesa, vino, grises, rosas, azules de los sastres andróginos y perfectamente ideados, de las faldas, monos y vestidos, de los impresionantes bolsos que acompañaban cada uno de los looks fue tarea fácil. Reírme y disfrutar como una enana de Run a way, el cortometraje que abría el ESPECTÁCULO y apreciar las referencias cinematográficas de la colección y del show me salieron sin tener en cuenta ningún sentimiento extraño.

No obstante, mi conclusión tiene que ver con las dos personas que idearon esa colección de prendas y bolsos fascinante: dos creadores inquietos, que aman, viven y creen en el arte nacional. Dos personas curiosas, creativas, transgresoras y con mucha, mucha personalidad. Dos diseñadores que hicieron posible lo imposible: transformar un día gris en un Nowadays lleno de color, una realidad paralela artística que ignoraba las tristezas y el miedo que nos pueden últimamente. Dos personas que crean moda, simplemente.