Ya se acabó lo bueno. He vuelto al trabajo, dejando atrás días sin horarios, fiestas, descansos prolongados en la playa, familia y amigos y abandono de la rutina. Las depresiones post-vacacionales siempre me llevan a una pregunta: ¿Realmente tiene sentido este orden de las cosas? Con lo corta que es la vida, lo normal debería ser disfrutarla sin cesar. Nos pasamos gran parte de ella CUMPLIENDO obligaciones, GANÁNDONOS nuestro pan, TRABAJANDO para poder disfrutar de pequeños momentos.

En estos tiempos tan duros, severos e injustos económica y socialmente, solo puedo intentar recordar buenos momentos y tratar de quedarme con lo bueno. La fiesta del viernes pasado en Barcelona forma parte de ellos…

 

FOTONES by Mr Gerard Estadella

Advertisements