No me malinterpretéis. ADORO el verano. El sol, el mar, la luz y el buen humor de la gente por esa época influyen de una manera MUY positiva en mi estado de ánimo y en mi ritmo. El titular de este post se refiere a colecciones, a ropa, a complementos…y sobre todo a una de mis firmas fetiche: Bimba y Lola. Y es que una de las cosas que caracterizan mi trabajo es el adelanto, el vivir (aunque sea solo material y virtualmente) las cosas con antelación. Conocemos las colecciones meses antes de que salgan, empezamos a trabajar con lo que llevaremos meses más tarde…y nos cansamos antes que nadie del AHORA y de la inmediatez. Así que nada,  mientras mi poder adquisitivo va menguando, mi pasión por los bolsos de esta firma crece sin cesar…¿Y la vuestra?

Bimba y Lola, Otoño-Invierno 2012-2013

Advertisements