Moda y cine siempre han tenido una relación íntima marcada. Y sino, que se lo digan a mi giro profesional. Tras años estudiando cine, llegó un día en el que mi interés por los vestuarios y las alfombras rojas de los festivales terminaron siendo más importantes que mi pasión por la narrativa en sí y la estética de la imagen.

Por eso no  puedo dejar de analizar las red carpets y elecciones de estilismos de las películas que adoro. Me encantan las colaboraciones y fusiones de ambas artes. Estos días, mientras las celebrities del cine desfilaban por la croisette de Cannes, asistiendo a proyecciones y exponiéndose a las críticas del mundo entero, Roman Polanski decidió crear noticia y dar a conocer el corto que había realizado para la nueva campaña de Prada. Una terapia, Helena Bonham Carter y Ben Kingsley  componen el último bombazo de la casa italiana. Y mientras lo veo, no puedo evitar soñar con una colaboración entre mi querido Tarantino y alguna maison como Balmain, Louis Vuitton, o Marc Jacobs…Ya sabéis, soñar siempre es gratis.

Advertisements