Domingo frío en Madrid. Ya se echan de menos los días calurosos y soleados del verano y el buen humor que generan los colores de los meses de julio y agosto dan paso a caras tristes y faltas de alegría.

Desde que Victoire De Castellane ha sido elegida por Arnault para tomar las riendas de Dior Joiellerie, las joyas de la firma se han dado un chapuzón en una piscina repleta de colores y sacada de un dibujo animado lleno de fantasía.

En las colecciones Diorette y Miss Carnivora, diamantes, oro blanco y safíros se visten de colores primaverales e ultra vivos y se transforman en mariposas, mariquitas y anillos ideales que convierten nuestras manos en un verdadero bosque encantado, para que los días de invierno dejen paso a la primavera en un glamuroso chasquido de dedos.

Advertisements