La famosa Fashion night out de Vogue tuvo lugar la semana pasada. Mi primera fashion night out. No había estado en la edición anterior, y mi asistencia al evento iba a tener lugar de una forma muy especial. Iba a formar parte del equipo que lo organizaba, un equipo con el que llevo ya más de cuatro meses trabajando y del que me costará mucho separarme. ¿Resumen de la noche? Carreras, risas, famosos, moda, moda, moda, más moda, y mucho glamour.

Últimamente, mi vida gira totalmente alrededor de esa palabra: Glamour. Nada me hace tanta ilusión como sentarme en mi mesa cada mañana, escribir, maquetar noticias, leer, escuchar a mis compañeros, ver, descubrir constantemente cosas que me gustan e interesan. Estoy aprendiendo mucho, y no solo a nivel profesional.

Llevaba tiempo sin saber “hacia dónde tirar”. Creo que todos tenemos un momento en el que todo lo que nos resultaba familiar y obvio pierde sentido y se transforma en una cosa extraña que consigue quitarnos hasta el último suspiro de seguridad. Nada motiva la ilusión. Las cosas y las personas resbalan, sin más. Ciertas personas viven con esa sensación sin sufrir demasiado, siendo optimistas con todo. “Todo pasa, ya se me pasará”. Yo no.

Osiris se agobia, piensa, llora, deja de dormir, cuestiona, reflexiona, busca. El problema es que no siempre se encuentran las cosas, o las respuestas. Hay que tener paciencia. Pues bien, siento que estoy encontrando un montón de cosas nuevas, rodeada de gente estupenda. Me he negado a esperar, a pararme, a ser paciente. No sé serlo… pero creo que cada vez me acerco más a ello.

Fotógrafo: Pedro Zozaya


Advertisements