Amor- odio. Definitivamente, esa es la relación que mantengo con Paris. Y es que Paris es glamour, chic, belleza en estado puro, cultura, diversidad…Cuando digo Paris pienso baguettes, mis amigos, nostalgia, “crepes au nutella” y “pain au chocolat”, reencuentros, Montmartre, Saint Germain des Prés, le coffee Parisien…pero tambien pienso frio, distancia, seriedad, precios excesivos, enclaustramiento, dinero, exclusividad… Necesito ir a Paris, pero siempre disfruto volver a Madrid.

Aunque, si os digo la verdad, esta vez, mi visita tuvo un sabor un tanto distinto…y muchissimo más glamuroso y excitante, por dos principales motivos: mi reencuentro con un amigo al que he descubierto un poquito más (cosa que me ha encantado)… y mi primer desfile de la fashion week.

Pelayo forma parte de esas personas a las que siempre recuerdo con mucho cariño y que me “amigan de nuevo con la humanidad”. Una persona diferente, fiel a sus propios principios e ideas, cariñosa, divertida, y, desde luego, muy interesante…y generosa. Gracias a el, Paris me enamoró de nuevo. Redescubrí lo que era visitar Paris: pasear por sus calles, tomar un cafe en una terraza de la “rue du faubourg Saint honoré”, comer en el coffee Parisien, vagear por la place vendôme y por mi antiguo barrio…Redescubrí todo eso, pero, sobre todo, DESCUBRí lo que era asistir a un desfile de la semana de la moda Parisina, teniendo acceso a backstage, y contando con el privilegio de saludar al diseñador!!!!

Si, mi bautizo se hizo con el desfile de Giambattista Valli. Le conocia unicamente de oidas, y he de decir que algunas de sus propuestas (muy sexuales, acording to Pelayo) eran alucinantes…Pieles, tejidos ligeros, con caida, mucho juego de volumenes y algo de malla fueron las claves de su colección…Una colección que, seguramente, nunva olvidaré, al igual que nunca olvidaré mi amor por Paris, por mucho que nos odiemos muchas veces…

Advertisements