El “enfant terrible” parece haberse tranquilizado un poquito, presentando una coleccion de otoño/invierno 2010 ultra ponible, casi inmaculada, con tonos grises/azulados y toques amarillos y con aires chics. Predominan vestidos ligeros y con caída, el pelo y las plumas, tejidos sedosos, pero tambien cierta influencia de los 50, con trajes que dan ganas de ir a trabajar, y de ser una working girl en toda regla…Muy depurado y algo clásico, si, pero increíblemente chic, y con esas alegorias a la libertad que, para mí, forman parte del estilo de Marc Jacobs…Un estilo que, como siempre, ME ENCANTA.


Advertisements