Ya esta, la he visto esta mañana: “Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal”…con muchas ganas…y algo de miedo…Miedo a encontrarme con otra pelicula tipo “Star Wars, episode I”, y con miedo a darle la razon al “las cuartas partes nunca fueron buenas”, porque, a pesar de la larga preparacion que, dicen, supuso esta pelicula por parte de todo el equipo. Tenia miedo a no encontrarme con el famoso Indy, el de antes, ya que, para mi, una pelicula funciona segun la epoca, el contexto en el que nace. Y ese contexto, obviamente, 27 años mas tarde, ya no es el mismo.

Pero alla vamos: las luces se apagan y tras las primeras imagenes llega el momento tan esperado, en la segunda o tercera secuencia (no lo recuerdo con exactitud): EL REENCUENTRO con el protagonista, o mas bien, con un elemento preciso que lo caracteriza . Ahora si que empieza la pelicula: el sombrero de nuestro heroe yace en el suelo, Indy lo recoje y suena la famosa melodia. Objetivo alcanzado: se me ponen los pelos de punta. Funciona, al igual que el resto de la pelicula. Todo esta ahi, todos los elementos necesarios para recreear lo que era Indiana Jones hace 27 años: musica, el mapa con el avion y los vehiculos siguiendo la linea roja que enseña adonde se dirigen, esa tradicion establecida hace tantissimo tiempo, y, claro esta: Harrisson Ford. Envejecido? Obviamente si. Con menos fuerza? En absoluto.

El protagonista sigue transmitiendo un carisma increible y me sigo identificando con aquella alumna que lo miraba boquiabierta mientras abria y cerraba lentamente unos ojos marcados por un “i love you” dirigido a su profesor en la primera pelicula…y justamente, creo que ESE es el logro de la pelicula: RECORDAR, SENTIR lo de antes…REencontrarse con un genero a parte, que le pertenece totalmente y que presenta las aventuras de un heroe atemporal que nos seduce a todos, a pesar incluso del bajito nivel de la trama…Pero es que ni eso importa, ya que la pelicula no me ha defraudado: Indiana ha vuelto, y a vuelto de verdad.

Indy

Advertisements