Where is my mind?

NEW BLOG: LOS MUNDOS DE OSIRIS!

Sígueme / Follow me @: losmundosdeosiris.com

cropped-Cabecera_osiris1

Le hasard

Dicen que las casualidades no existen. Dicen que todo pasa por algo. Cuentan que las cosas no suceden ‘porque sí’. Que hay razones, desencadenantes, esfuerzos, trabajo detrás de cada acontecimiento.

Los últimos meses han sido increíbles. Estoy trabajando mucho, aprendiendo aún más…y cumpliendo sueños cada cinco minutos. No me atrevo a contarlo demasiado, por miedo a que cambie el viento y la felicidad se convierta en desencanto o tristeza. Siento que voy encontrando sentidos a esta vida tan extraña. Vuelvo a querer a mucha gente, a sentirme querida y valorada…y tengo ganas. Ganas de todo. Ganas de seguir disfrutando y viviendo esta  aventura que es Grazia España. Ganas de seguir viajando como estoy haciendo, conociendo a gente nueva y sitios diferentes. Ganas de seguir pensando en temas y páginas que la gente quiera leer. Ganas de tener la sensación de que informamos y divertimos a nuestros lectores. Ganas de seguir compartiendo mi día a día con un equipo del que me estoy enamorando seriamente….

Dicen que las casualidades no existen, que todo pasa por algo. Mi familia y mis amigos dicen que Grazia me ha encontrado porque llevaba tiempo luchando por provocar ese encuentro. Hace unas semanas, un fotógrafo me preguntó si podia hacerme unas instantáneas. Al presentarme (mi nombre no se repite demasiado), ambos caímos en la cuenta de que yo ya había posado para él hace muchos años. Había sido su primer ‘modelo callejera’ en Madrid, un día de un verano complicado. Y ahora, la casualidad hacía que nos volviamos a encontrar… O no. Dicen que las casualidades no existen…que todo pasa por algo.

19c26836bd71bf81a253d44a1581b8eb_w477_h605

24c37f25f75feb2ee41d4fbec4ffbef2_w477_h605

ba6f3aacdad788902ad8e75732b826e2_w477_h605

cf8c73b9acc47e1121f87c31a99ed0ec_w477_h605

d7181200752190de3d10c8954831b4c3_w477_h605

¡Gracias a O Alfaiate Lisboeta y Vogue Portugal por las fotos!

¡Welcome, Spring!

Te llevaba esperando meses. Estaba triste, sin ganas, apática, más casera que nunca. No me apetecía salir de casa cuando llegaban los fines de semana. Me había cansado de mi ropa, odiaba mi aspecto, me aburrían las calles de mi ciudad. Me sentía algo sola, me costaba disfrutar. Sabía que vendrías muy pronto, pero qué larga se hacía la espera. ¡Cuanto te hacías de rogar!

El sábado, volviste a aparecer. De repente, todo volvió a cambiar. Volví a sentirme viva, con ganas. Salí a la calle y todo eran risas, felicidad, ganas, energía. Volví a disfrutar del paso de las horas, de las calles de Madrid, de la mejor compañía que tengo aquí. Me di cuenta de cuanto quiero a mi gente, de lo que amo Madrid, de lo bonito que será el verano, de lo feliz que puedo ser aquí.  Gracias PRIMAVERA. La próxima vez, no tardes tanto en venir.

IMG_2423

IMG_2435

IMG_2426

IMG_2432

IMG_2429

Gafas de sol de Etnia Bcn, top de Mango, falda de American Apparel, zapatillas de Converse, bolso de Pelayo Díaz para Davidelfin y cesta vintage.

GRACIAS a Prince Pelayo por las fotos…y por creer tanto en mi. Te adoro.

Trip by myself

‘Veía mi vida pasar y yo no participaba en ella, así que cogí mi coche, dejé Alemania, con 24 años, y me fui a descubrir España’. Las palabras de Achim, novio de Marta y una de las personas más encantadoras que conocí en la isla, forman parte de las cosas más bonitas que recordaré de Fuerteventura.

‘Qué valiente eres’ le contestó Silvia, una madrileña de unos 30 años que dedica siempre una semana anual a viajar con su hermano pequeño. Mientras todos nos ibamos contando episodios de nuestras vidas, sentados en una terraza con vistas al mar y rodeados por kilómetros de dunas y arena, sonrientes y tranquilos, me sentí en paz.

88ec294896da11e2a1fa22000a1f9261_7

Los viajes siempre enriquecen, nos devuelven a nuestra esencia. Los horarios impuestos por ritmos de vida absurdos desaparecen, el reloj biológico se reactiva, el tiempo se disfruta, el estrés se evapora…sólo quedan las cosas simples, la diversión y la atención.Mi viaje en solitario me ha hecho estar más atenta, con los ojos más abiertos a lo exterior, pero también a mi misma. He conocido a gente encantadora, con vidas muy distintas unas de las otras, pero igual de apasionantes. Mis días están compuestos por paseos por la playa, clases de yoga, horas de lectura y tranquilidad bajo el sol, comidas desmedidas (y muy disfrutadas)…y mucha reflexión.

7d3d782e96f611e2963d22000a1f9cad_7

Y es que el hecho de viajar sola me apetecía. No me importa la soledad. Me gusta estar conmigo misma, por mucho que parezca extraño. Antes de irme, la mirada de ciertas personas me frenaba. Mucha gente no se atreve, te mira casi con pena (`Pobre, está sola’) y es capaz de dañar tu entusiasmo. Vine tambaleándome, con miedo a equivocarme. Pero soy FELIZ de haberlo probado. Sé que este es el primero de muchísimos viajes en solitario.

3c9d57c897ad11e2a23c22000a1f9d66_7

 

Nunca me he sentido tan libre, tan tranquila, tan abierta a los demás y tan despreocupada por el qué dirán. Anoche, una pareja de abuelitos no me quitaba los ojos de encima mientras me veían cenar sola. Cuchicheaban y se reían extrañaban. Llevaban días comiendo sin ni siquiera dirigirse la palabra.

ab70b384987011e2a88722000a1f90d0_7

Ausencia prolongada

Hace un mes, un correo electrónico me hacía la siguiente pregunta : ‘El dominio de tu website está a punto de caducar. ¿Renovar?’. Llevaba meses sin abrir esta web, sin escribir nada, sin fuerzas ni ideas para volver a arrancarla. Nunca he conocido el propósito de mi blog. No soy ego blogger, ni tengo fans. No sé posar ante una cámara con mis looks, ni tengo seguidores de mi estilo personal…Ni siquiera sé ser asidua con esta bitácora. Pero, curiosamente, llevo ya AÑOS así. Y me daba pena abandonar hellofosi.

Grazia ya ha pasado a ser parte de mi. El sueño se ha hecho realidad y la aventura está siendo tal y como la había soñado: intensa, humana, maravillosa, agotadora… La implicación es absoluta. Todos vivimos cada página de la revista a diario, y a todas horas. Es lo que tiene la pasión. Una pasión que me quita el tiempo de crear cosas en otros sitios, de escribir aqui, de frenar la rueda de una rutina que nos deja sin aliento.

Hoy estoy de vacaciones. Mañana cogeré la maleta y me iré a Fuerteventura. Lo voy a hacer sola. Por primera vez. Dicen que viajar solo y encontrarse con uno mismo es un acto valiente, arriesgado, intenso tal vez. Espero disfrutar de cada minuto de esta semana, volver a saborear el tiempo…y tal vez reconectar conmigo…y con esta web.

a24798be57e211e28ed122000a9f1311_714c45f28767c11e29a5822000a9f15d4_7 7ea8fea65b3511e2842d22000a1f9ada_7 6a794eb8865a11e2902122000a9e5160_7 4638e6ce892711e28e3c22000a1f9d44_7 798f1ca68d6d11e29dbc22000a1f9e59_7d9e1d6f27eae11e2b39c22000a1f8adc_7 24a0fe06483711e2aeda22000a1f973b_7 18907f507f2411e2b6fe22000a9f12db_7 aa96ce8888d211e2a3eb22000a1fbdaa_7 c44d8af68cdd11e2844022000a1f9adf_7

_DSC6664

Don’t wake me up please

Recuerdo perfectamente la portada de la primera revista Grazia Francia. Kate Moss bajando de un coche con unas gafas de sol y unos pantalones animal me llamó la atención en el kiosco de l’avenue de Montparnasse por el que pasaba todos los días. La nueva revista semanal de la que todo París hablaba se lanzaba por el euro que marcaría el principio de una adicción fashion que no me iba a abandonar jamás.

Con mi mudanza a España permaneció mi fidelidad a la revista. Los kiosqueros de la puerta del sol de Madrid se convirtieron en mis camellos personales, quitándome semanalmente el mono de periodismo de moda francés. Grazia me animaba las semanas, educándome en términos fashion, musicales, cinematográficos, políticos, sociales y literarios, a la vez que me permitía conectar con París sin moverme del sofá de mi casa madrileña.

Cuando las dudas y mi brújula profesional se vieron desorientadas, mi ansia nata por hacer cosas y no quedarme nunca parada me animó a estudiar periodismo de moda, con el fín de renovarme. Me apetecía saber hacer lo que conseguían esos periodistas jóvenes, dinámicos y atrevidos que me hablaban desde las páginas de la publicación. Quería saber cómo funcionaba su mundo y soñaba con poder formar parte de él algún día.

Resulta que dentro de muy poco tiempo, Grazia aterrizará en España. Llevo cinco días formando parte del equipo de la cabecera. Cinco días soñando despierta, viendo que todo lo que imaginaba se materializa, conociendo a gente increíble y viendo nacer un proyecto apasionante. Llevo cinco días sonriendo, evitando que la gente se acerque demasiado a mi…Cinco días evitando que me toquen demasiado…No vaya a ser que me pellizquen…y me despierte. Quiero seguir en este estado el máximo tiempo posible…

Y es que, dentro de nada, alguna niña de 22 años se parará frente al quiosco más cercano a su calle, pagará el precio que marque una portada que le habrá gustado y, estoy segura, se enganchará a la revista con la misma intensidad que la mia. Me lo prometí a mi misma.

Life happens

Dicen que la vida se compone de etapas. Etapas profesionales y sentimentales, buenas y malas, oscuras o llenas de optimismo van coloreando los años que suman nuestras vidas.

Ayer tuvo lugar el punto final de una de mis ‘etapas profesionales’. Después de un año y medio, he dejado de trabajar en la revista CuoreStilo. Finaliza una etapa que recordaré con cariño y me estoy preparando a recibir otra que me ilusiona muchísimo.

Dicen también que los sueños se pueden cumplir. Que nunca nada está perdido. Que hay que mantener las esperanzas y luchar contra vientos y mareas para conseguir cosas y alcanzar metas. A veces, ese dicho parece poco creíble. La esperanza se agota y una no se siente con fuerzas de seguir esperando. La lógica y el sentido de las cosas se desvanecen y nada parece ser positivo. Piensas `¡Otra etapa jodida!’

Por suerte, vivimos deseando y nos motiva el seguir con vida. Y las cosas terminan ocurriendo, las etapas siguen evolucionando…y un día, llega algo muy bueno.

El lunes que viene, comenzaré una nueva etapa. ¡Y no cualquiera! Una que llevo soñando, deseando y esperando mucho, mucho tiempo. Algo que, creo, dará sentido a muchas cosas y me hará vivir cosas muy buenas. El lunes, creo que cumpliré un sueño. ¿Y sabéis que? Da mucho miedo. Convertir un deseo muy intenso en realidad asusta. Asusta porque queremos estar a la altura, pero también porque alcanzar una meta da vértigo. El lunes pienso acoger esta nueva etapa como (y porque) si me fuera la vida en ello. Así que, nueva etapa, ¡Bienvenida seas!